domingo, 20 de diciembre de 2009

El azafrán del Jiloca deleita a los visitantes de Puerto Venecia


En Aragón Liberal

En el marco de la I Feria de Alimentos Artesanos de Aragón que se está celebrando en Puerto Venecia (Zaragoza) hasta el 5 de enero se ha ofrecido a todos los visitantes una paella de productos de la tierra con un principal protagonista: el azafrán de Jiloca. Esta especia ha deleitado a todos los visitantes que han aprovechado el día para las compras navideñas.

El sabor del azafrán del Jiloca deleita a los visitantes de Puerto Venecia


El azafrán del Jiloca, una especia que necesita más de 200 horas para recoger un kilo. Éste ha sido el protagonista del día en la carpa de Alimentos Artesanos de Aragón, situada en la plaza de las Máscaras de Puerto Venecia.

Aunque esta especia ya se puede encontrar en licores o en chocolate, ha vuelto a mostrarse de una de las formas más comunes: en forma de paella. Eso sí, al puro estilo aragonés, ya que el arroz, el tomate, la carne y, por supuesto el azafrán eran productos propios de la Comunidad Autónoma.

El promotor de esta iniciativa, además de propietario de Azafranes Jiloca, José María Plumed, ha aseverado que el azafrán del Jiloca ha "conseguido situarse como el baluarte del Slow Food –movimiento cultural y gastronómico que defiende la comida lenta– porque ha sido considerado como uno de los azafranes de más calidad".

Para Plumed, el mostrar a todas las personas que se han acercado hasta Puerto Venecia para hacer sus compras navideñas es algo "muy especial", porque "hemos traído a esta carpa de alimentos algo que casi estaba extinguido en la Comunidad, pero que ha vuelto a resurgir para ofrecer su sabor intenso y su color anaranjado en la cocina aragonesa".

En este sentido, este productor de azafrán ha resaltado que "se había perdido el uso de esta especia en los platos por dos razones: su precio y porque la vorágine del día está cambiando los hábitos hacia la comida rápida. 
 
 
 
 
 
 


Por este motivo, Azafranes Jiloca ha repartido paella, con un diseño vanguardista, para dar a conocer el sabor de este condimento. La carpa se ha llenado desde el primer momento de personas que querían probar una paella con toque aragonés.

Todos los que han disfrutado de este plato han mostrado su satisfacción. "El azafrán no lo usamos todos los días, pero la verdad que cuando uno toma una paella con este sabor, se agradece", ha reconocido una señora. Otra pareja, que habían acudido a comprar adornos de navidad, se han mostrado expectantes por degustar un arroz, ya que "en Perú no usamos esta especia, pero a nuestros compatriotas se la vamos a dar de probar".